Buscar este blog

domingo, 25 de abril de 2010

Evitar el "corta&pega"

Sí, a mí también me ha ocurrido. Vemos un artículo o un post de nuestros alumnos que tiene una pinta estupenda. Empezamos a leer y nos encontramos con palabras extraordinarias como "vestigios, lienzo, cabecera nervada..." que nos incomodan, nos producen urticaria o en el mejor de los casos un "cabreo" importante. Con un poco más de atención descubrimos una redacción perfecta, el uso de frases complejas con perfecta concordancia de sujeto y verbo, ideas articuladas y un discurso fluido. Hay que admitirlo, el alumno HA COPIADO Y PEGADO.

¿Qué hacemos?

Primer consejo: la venganza es un plato que se sirve frío.

Mi primer impulso es siempre utilizar la pestaña de discusión del wiki o el apartado comentarios del blog para "poner verde" al alumno, demostrarle mi enfado y amenazarle con castigos infernales si no rehace el artículo empleando sus propias palabras. Esto, amigos, no es una buena medida. Relaja sí, pero es contraproducente.

Aún copiado y pegado, la tarea demuestra la suficiente motivación del alumno como para haberle dedicado tiempo de búsqueda e investigación, tiempo de lectura más o menos superficial y, finalmente, tiempo para copiar y pegar en la plataforma de trabajo.

Además, la experiencia nos demuestra que, en muchos de los casos, el copy&paste refleja la inseguridad del alumno que se cree incapaz de procesar y producir información propia de la suficiente calidad como para contar con la aprobación del profesor.

Por tanto, cualquier feedback que demos al alumno debe incluir una valoración de su interés y su trabajo y la recomendación de que lo rehaga utilizando sus propias ideas, conclusiones y palabras, lo que, por supuesto, incluye recordarle que él puede hacerlo estupendamente.

Segundo consejo: "dar cera, pulir cera"

Decirle mil veces a un alumno que procese la información no suele dar muy buen resultado o al menos, no lo hace de forma inmediata. Así que siguiendo el método del señor Mijagi en "Karate Kid", es preferible obligarle a hacerlo sin que se de cuenta. Se le obliga a "dar cera, pulir cera", actividad a todas luces inocente pero que, en realidad, está entrenando y desarrollando las habilidades de un individuo que será capaz de ganar el campeonato estatal de karate.

En este caso lo que suelo hacer es obligarle a producir la información en formatos distintos. Así, les pido crear presentaciones de powerpoint o moviemaker, vídeos en xtranormal, escribir cuentos o entradas de diarios personales, o crear comics. Estas presentaciones exigen que el alumno sea creativo, seleccione la información relevante, la adapte al lenguaje de la persona que va a hacer la presentación, o del personaje de su vídeo, de su historia o de su comic.

Estas son algunas de las reflexiones que he hecho para evitar el copy&paste en mis clases pero me gustaría que este post sirviese para que los miembros del grupo compartan cuáles son sus métodos, sus ideas y las cosas que les han funcionado en este asunto.

Para animaros os dejo una presentación elaborada por personas mucho más fiables que yo.

4 comentarios:

RNF dijo...

Me parece un post realmente interesanta, ya que es un hecho que tenemos un problema de copiaypega con nuestros alumnos; si bien pienso que siempre ha existido, lo que pasa es que antes usábamos una enciclopedia más bien poco actualizada y ahora san google.
Creo que una de las soluciones es plantear un esquema concreto para el trabajo, que incluya aspectos en los que copiar y pegar sea más difícil. aún así mi experiencia es que los alumnos hacen trabajos copiando los contenidos y liquidando los puntos más de reflexión con una o dos frases.
De todas formas, me quedo con lo de poner cera quitar cera.
Saludos.

Y yo sin saberlo... dijo...

Creo que muchas de las posibles soluciones no son demasiado eficaces si no se ponen en práctica desde el principio de la escolarización y de forma colegiada, y no en plan francotirador. Haría falta bajar del pedestal al libro de texto y a la síntesis como casi única destreza intelectual y favorecer la creatividad, la reflexión y el aprendizaje personalizado.
Dicho esto a mí me suelen funcionar bien los trabajos que implican procesos reflexivos del tipo "Justifica". Por ejemplo: ¿Por qué El Greco, Velázquez y Goya han pasado a la historia como genios de la pintura? Hay que insistir en qué se quiere y qué no y limitar el nº de folios dependiendo del nivel (entre 1 y medio a tres).
La otra solución pasa por lo de "dar cera pulir cera", es decir hacer que los alumnos elaboren, rehagan la información en otros formatos. Las webquests cuando están bien construídas son un excelente recurso.

Mariano Lázaro dijo...

Yo siempre pongo el ejemplo que me pasó hace muchos años, antes de los ordenadores. Pedí una biografía de Miguel Angel y un alumno me trajo una fotocopia de una enciclopedia. desde entonces intento tener cuidado con proponer cosas demasiado copia y pega, aunque a veces es complicado

Fran dijo...

Es un post muy actual y muy interesante. Todas esas medidas que se indican están muy bien pero cuando tras darles cien veces las pautas , guiarles por dónde deben escribir, hacerles preguntas para que se vayan dando cuenta de las posibilidades de las respuestas y terminan entregándote el trabajo el último día utilizando el copia y pega, la verdad es que te agarras un buen cabreo porque te da la sensación de que todo lo que les has dicho no ha servido de nada

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails